jueves, 9 de febrero de 2012

Mitos de la carne de cerdo

Existen muchos mitos sobre los beneficios en la salud y perjuicios del consumo de la carne de cerdo, que van desde un supuesto alto contenido en grasas, hasta su baja aportación de nutrientes.

Sin embargo, información publicada por la American Dietetic Association, en Estados Unidos, este alimento aporta las proteínas que el cuerpo necesita para conservar sanos y fuertes los tejidos del cuerpo.

Con medida. El nutricionista, Ramiro Gonzales destaca la humedad que la carne de cerdo le provee al cuerpo, "También contiene proteínas para la salud. Por otro lado, el cuerpo necesita de la grasa, por ello es conveniente no salirse de la normalidad, es decir comer grasa con medida, un 30% de nuestras calorías diarias necesariamente deben provenir de grasas", añade.

Cuidado. Sin embargo, el especialista sugiere que lo importante está en comprar la carne en lugares autorizados y de confianza.

Para Saber

1 Grasa. El 65% de la grasa que contiene se retira durante el proceso de corte. De la que queda, 70% es poliinsaturada (de la buena) y solo el 30% es saturada (la mala). Las primeras contribuyen a mantener bajos los niveles de colesterol en la sangre y a retardar los factores que propician la aterosclerosis.

2 Nutritiva. Según se informa en la página El Comercio, la carne de cerdo es rica en vitaminas B1 y B3, esenciales para el funcionamiento del corazón y el sistema nervioso, y para mantener la piel en buen estado. Su dosis de fósforo, fortalece los huesos y genera energía en las células.

3 Enfermedades. Se cree que la carne de cerdo era la culpable de transmitir cisticercosis. Sin embargo, el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía señala que esto no se presenta por comer carne de cerdo mal cocida, sino que es resultado de infecciones externas o autoinfección (cuando se tiene el parásito y por los movimientos intestinales llega al estómago).

4 La triquina. En cuanto a la temida triquinosis, este parásito puede ser transmitido no solo por la carne de cerdo; para evitarlo en este caso, la recomendación es muy sencilla: una correcta cocción de la carne eliminará cualquier parásito o bacteria que pudiera existir.