lunes, 31 de diciembre de 2012

Cómo alimentarse bien en verano

El verano coincide con la estación más calurosa del año. El aumento de la temperatura ambiental provoca una serie de cambios en el organismo; enlentece el metabolismo basal, gasta menos energía, y aumenta la transpiración para regular la temperatura corporal. Como consecuencia de todos estos cambios, en verano, el organismo debe hidratarse continuamente y necesita comidas más ligeras. Entre los platos veraniegos destacan por sus propiedades nutritivas: Las ensaladas. Son alimentos muy fáciles de preparar y, por su riqueza en agua, vitaminas, minerales y fibra nos reportan muchas virtudes, entre ellas, hidratan, refrescan y depuran el organismo, protegen la piel de los rayos solares y previenen el estreñimiento.

Las frutas. Son alimentos muy refrescantes y muy indicados en esta época. Sopas o purés fríos son platos muy saludables que previenen la deshidratación y una gran fuente de minerales