jueves, 13 de diciembre de 2012

Los múltiples beneficios del plátano


Investigaciones recientes han determinado que el consumo frecuente de plátano disminuye significativamente el riesgo de infartos. Es bueno, barato, sabroso, nutritivo y saludable... Todo eso y más de un solo bocado.

Esta fruta tan comun y accesible en cualquier parte del mundo, no sólo está cargada de propiedades nutritivas, sino que está protegida de los contaminantes, porque viene envuelta en una cáscara.

El plátano es excelente por la cantidad de energía que aporta, así como por la dosis de vitamina que propone en cada bocado, el plátano o banano es, además, todo un poder en materia de minerales: magnesio, potasio, zinc, son parte del saludable arsenal que se esconde detrás de esa sonrisa amarilla.

Cada plátano tiene 180 calorías, más o menos lo mismo que un pan; en proteínas no es un campeón, pero sus 3 gramos no son desdeñables. Además, no engorda, porque su aporte en grasas es muy bajo y porque lleva carbohidratos que no representan ningún riesgo para el peso, por el contrario, permanecen más tiempo en el estómago y contribuyen a mantener baja la glucemia.

Es también un fruto con un gran aporte de antioxidantes, que ayudan en casos de arteroesclerosis y cardiopatías, regulan las grasas buenas y malas, incluso tiene efecto cosmético, ya que combate el envejecimiento prematuro de la piel.

El alto contenido de Vitamina A que nos proporciona el plátano es muy bueno para mejorar la percepción visual, principalmente en la noche, además de aumentar la inmunidad celular. Consumiendo la vitamina A en combinación con el hierro ayuda a mejorar la anemia.

Para los deportistas también es un gran aliado, porque su contenido de vitamina B atenúa el cansancio muscular y el de magnesio evita los calambres. En el caso de los enamorados, contribuye a regular los latidos del corazón.

“Por si esto fuera poco, el zinc de este fruto mantiene la salud de los órganos sexuales, modera a los hiperactivos, previene la caída del cabello y reduce el acné.

Asimismo, por el potasio el plátano equilibra el agua del cuerpo y por el ácido fólico juega en favor del crecimiento de los niños y coadyuva en el normal desarrollo del sistema nervioso de los bebés que vienen en camino.

Su contenido de fósforo mejora la memoria,es por ello que los niños deben consumirlo en etapa de exámenes.

Por otro lado, el plátano tiene una buena cantidad de triptófano, lo que ha hecho que muchos la llamen la fruta de la alegría, pues es un aminoácido que estimula la serotonina, el neurotransmisor responsable de generar conexiones felices y relajadas en el cerebro humano.

De acuerdo con reportes tan confiables como el difundido por The New England Journal of Medicine, por tener mucha fibra y poco sodio, ayuda a prevenir el aumento de la presión y baja el riesgo de infartos hasta en un 40%, casi a la mitad.

Las vitaminas B6 y B12 que vienen envueltas en el banano, no sólo sirven para mantener en buenas condiciones el sistema nervioso, sino que eliminan los efectos de la nicotina.

Bueno, barato, sabroso, nutritivo y saludable... Todo eso y más de un solo bocado.