lunes, 25 de marzo de 2013

Cocina colombiana reconquista tierras tomadas por los narcos

La cocina colombiana se está movilizando para recuperar las tierras arrebatadas por el narcotráfico, ayudar al campesinado y a las comunidades indígenas e incorporar a su gastronomía productos que crecen sin cultivo en la selva.

Así lo explicó ayer, en una entrevista con EFE, el joven chef colombiano Juan Manuel Barrientos, el primer representante de este país en participar en Madrid Fusión, que celebra su undécima edición.

“Hay una conciencia social nueva porque todo el país está ansioso de cambios, y la cultura y la gastronomía no permanecen ajenos a estas ganas de mostrar la transformación de Colombia”, dijo el chef, que tiene dos restaurantes, uno en Bogotá y otro en Medellín, donde desarrolla un programa de ayuda a los soldados heridos en la lucha contra las FARC.

El movimiento de la cocina en favor de la paz y de la recuperación de los cultivos tradicionales que fueron sustituidos por la amapola para la producción de cocaína incluye a chefs de otros países, como el maestro chocolatero mexicano José Ramón Castillo, que está reintroduciendo el cacao. Barrientos se decanta por productos “que no existían en el panorama culinario colombiano”, pero que desde hace siglos forman parte de la dieta de las comunidades indígenas.

“Los indígenas son muy vulnerables al conflicto armado y nosotros hemos llegado a ellos para que sean proveedores de productos que crecen de forma salvaje en árboles nativos, como la nuez del árbol choibá, que no la han probado más de 500 personas en Colombia”, apuntó.

También la curuba o el camu camu, del que subrayó que tiene “200 veces más vitamina C que la naranja”. Además, junto a otros colegas, trata de recuperar el campo y su producción, “que quedaron olvidados por el conflicto”, para aumentar la producción de frijoles o maíz, alimentos básicos en la cocina de su país.

Barrientos recordó que Colombia es el segundo país del mundo, tras Brasil, con mayor biodiversidad, desde páramos a zonas costeras, pasando por la selva húmeda y tropical, lo que hace que tenga una gran variedad de productos “que deben conservarse”.

Muestra de esta preocupación es el diseño de platos como la mina antipersona, un postre con flores e ingredientes como la marihuana y las semillas de amapola que el cliente tiene que “desactivar” y ante el que una salsa de frutos rojos recuerda la sangre de los soldados heridos en combate con las FARC.

Chef científico

Estudio Este chef, considerado uno de los más prometedores de la cocina colombiana, también se interesa por la neurociencia para estudiar cómo el cerebro humano reacciona ante todo lo relacionado con la comida y, utilizando tecnología que también emplea la NASA, ha elaborado un menú que define como “una montaña rusa emocional”.

Vestidos Barrientos, alumno del español José María Arzak, también crea vestidos comestibles para novias.