domingo, 10 de marzo de 2013

Uvas negras, mejores que las verdes

Las doce uvas de la Nochevieja van más allá de una cábala. Los especialistas aseguran que sus beneficios para la salud cardiovascular son sorprendentes; sin embargo, algunas personas con ciertas enfermedades deben tener cuidado con su consumo. Para ello, la presidente del Colegio de Nutricionistas de Santa Cruz, Patricia Castillo, puntualiza en los pros y los contras de esta dulce fruta.

Las negras, más buenas que las verdes. La experta resalta que la uva es rica en minerales, principalmente el potasio, que tiene entre su principal función la preservación cardíaca debido a su contenido de resveratrol. Asimismo, es rica en azúcares, fibra, calcio, hierro, magnesio, fósforo, potasio, sodio, vitaminas B y C y ácido fólico.

Enfatiza también en la diferencia de las uvas negras y las verdes, que son las más comunes y que se pueden encontrarse en el departamento, la primera tiene mayor contenido de resveratrol y antioxidante, dos propiedades importantes contra el envejecimiento y la inflamación. Además, últimos estudios demuestran su eficacia en inhibir o bloquear el crecimiento tumoral. Asimismo, las negras tienen mayor cantidad de potasio, en cambio las blancas mayor cantidad de magnesio. "En cuanto a vitaminas, están parejas; sin embargo, las negras tienen mayor aporte de ácido fólico y las blancas tienen mayor contenido de azúcares; por lo tanto, son más agradables al paladar y tienen mayor cantidad de calorías", detalla la profesional.

Beneficios reconocidos. En un estudio reciente de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) aseguran que la uva aumenta los niveles de óxido nítrico, mejora el flujo sanguíneo, disminuye la formación de plaquetas y proporciona una mayor protección contra el colesterol malo.

Recomendables

Rejuvence las células. Antioxidante por naturaleza, combate los radicales libres, principales causantes del envejecimiento celular.

Previene la coagulación. Ideal para la circulación arterial, mejora el flujo sanguíneo, disminuye la formación de plaquetas (que reduce el riesgo de formación de coágulos o trombos), mantiene la función endotelial y nos proporciona una mayor protección contra el colesterol LDL.

Para cuadros de estreñimiento. Consumirlas con cáscara y pepitas, es efectivo para el estreñimiento (ya que es ahí donde se encuentran las sustancias que ayudarán a regular la motilidad intestinal).

Cuadros convalecientes. Tienen efecto diurético, por lo que su consumo favorecerá en la eliminación de ácido úrico y sus sales. Adecuadas para niños y ancianos como fuente de energía y por su rápida asimilación de azúcares y fácil aprovechamiento. Por su facilidad de consumo, aporte de líquidos, energía y nutrientes, es ideal para personas convalecientes.

Prohibido

En cuadros de diábetes. Las personas que padecen diabetes, por su alto contenido en azúcares, no deben de consumir esta fruta.

Las personas con estómago delicado. Los que tienen problemas digestivos o "estómago delicado" deben evitar la ingesta por sus propiedades laxantes.

En cuadros renales. En los cuadros de cálculos renales no son recomendables debido a su contención -en la uvas negras- de ácido oxálico, que al unirse con ciertos minerales "forman sales", agravando la situación.

Migraña. En los individuos propensos a las migrañas pueden desencadenar los dolores propios de esta dolencia, ya que tienen sustancias como los polifenoles y taninos.